BT Arise II - шаблон joomla Продвижение

Últimos Artículos

COMU DESDE ADENTRO: Cristina Comesaña - UN APELLIDO CON HISTORIA

Post on 20 Agosto 2019

Cristina Comesaña y su familia tienen gran parte su vida adentro del club. Tal es así que ella es socia desde que tenía apenas un año. Su carnet es el número 71 y sus dos hijos están relacionados actualmente con Comunicaciones. Javier trabaja en la parte de Fútbol Profesional realizando diversas tareas y Jimena es profesora de Patín, además de haber representado a la institución durante muchos años en la disciplina.

Cristina rememoró con añoranza cómo era ir al club en épocas pasadas: “Veníamos los fines de semana y estábamos todo el día acá adentro. Hacíamos fila a las 8 de la mañana por la Av. Beiró para poder encontrar una mesa en el fondo, me acuerdo como si fuera hoy porque yo lo odiaba”, comentó entre risas.

Junto a su familia pasaban la mayor parte del tiempo en el club realizando distintas actividades: “Jugábamos todo el día al tenis y después nos cambiábamos e íbamos para el playón, dónde se hacían los carnavales. En el verano estábamos mucho en la pileta. Recuerdo que era una odisea encontrar un lugar para estar y no te podías mover de la cantidad de gente que había”.

Su esposo, Daniel Comesaña, también estuvo ligado íntimamente al club habiendo estado relacionado con el Fútbol Profesional y trabajando con la problemática que atravesaba la institución por estar en quiebra. Cristina recordó cómo fue el primer encuentro con él: “Lo conocí en Gimnasia y Esgrima de Villa del Parque porque hubo un tiempo en que representé a ese club cuando acá se disolvieron los equipos de tenis. Como mi familia y yo veníamos todos los fines de semana a Comu, lo hicieron socio a él también”.

Desde hace mucho tiempo, su nombre está directamente relacionado con el patín artístico de Comunicaciones por ser la referente de la actividad, pero anteriormente, Cristina jugó mucho tiempo al tenis: “Un día, estaba practicando en los frontones y se acercaron para decirme si quería entrenar para formar un equipo de tenis de mujeres. Ahí empecé a representar al club en distintas competencias durante 11 años”.

También contó de que manera surgió la posibilidad de coordinar la disciplina desde hace casi 25 años: “Cuando mi hija era muy chica quería patinar y empezamos a traerla a las clases. Yo me quedaba siempre a mirarla y esperar a que termine. A partir de ese momento, me fui metiendo hasta que empecé a integrar la subcomisión. Al principio me propusieron ocuparme de la escuelita de patín y ahí comencé, después la subcomisión se fue disolviendo, la única que quedé fui yo y me hice cargo de toda la actividad”.

Cristina fue la gran responsable del crecimiento de la disciplina y se enorgullece de los logros que se han podido obtener durante su gestión al frente de la actividad: “Cuando yo llegué, patín no era competitivo, después empezó a serlo. Mi hija estaba en un equipo formado acá que compitió hasta el 2017. Participaron de siete mundiales y obtuvieron dos medallas de plata y otras dos de bronce”.

Recordó cómo atravesaron la etapa en el que el club estuvo tomado porque querían venderlo: “Para mí y mi familia, Comunicaciones es nuestra casa y nos teníamos que quedar. A pesar de las circunstancias nunca dejamos de dar clase. Hubo un momento en el que venía una sola nena, pero seguimos igual”.

Por último, expresó su deseo para la institución en lo inmediato: “Espero que el club pueda crecer más. Ojalá que se levante de una buena vez la quiebra, haya elecciones y se forme una Comisión Directiva. Eso sería lo óptimo, esperemos que dentro de muy poco se pueda dar”, concluyó.